Madrid: 918 779 692 info@prakmatic.com

Desde la llegada de internet, cada vez son más las empresas que cuentan con acceso a las redes, para poder trabajar mejor y poder llegar de una manera mucho más eficiente a sus clientes. Sin embargo, más allá de toda ventaja, existen una serie de problemas asociados a la red, como son los ciberataques, fallas que aprovechan o que provocan algunos usuarios para su propio beneficio, tratando de apropiarse de algo de la empresa, generalmente, información.

Test de intrusión: La mejor defensa frente a los ciberataques

En este caso, la seguridad ante todo tipo de ataques debe de ser una prioridad y en este sentido, una de las técnicas que tiene más éxito, son los test de intrusión. Estos test, son básicamente una simulación de ataque informático, con el que se pretende vulnerar la seguridad e infiltrarse en los sistemas.

Test de intrusión para valorar la seguridad informática

Este test, evidentemente no tiene como objetivo el dañar o robar información de la empresa, si no que básicamente para lo que sirve, es para poner las defensas a prueba y que, por lo tanto, se pueda evaluar de una forma más directa la eficacia de las mismas.

Gracias a estos test de intrusión, se consiguen encontrar aquellas zonas más vulnerables de la empresa y, por lo tanto, podemos aprovechar esta información obtenida para reforzar las mismas y así ser menos vulnerables cuando se lleve a cabo un ataque de verdad.

Gracias a estos test de intrusión, mejoraremos nuestro entorno de trabajo ya que nuestros sistemas serán mucho más seguros. El poder comprobar de primera mano como se comportan nuestras defensas ante los ataques procedentes del exterior, nos servirá para poder valorar mejor nuestra seguridad y tomar las medidas necesarias para hacer que seamos menos vulnerables y nos encontremos más protegidos.

Las razones para realizar este test de intrusión son numerosas, pero la sola idea de poder comprender mejor el nivel de actuación de nuestras defensas, es razón más que suficiente para realizarlo. Es mucho mejor saber como se comporta ante una simulación, que conocer su funcionamiento ante un ataque de verdad, sobre todo por si somos vulnerables.