Madrid: 918 779 692 info@prakmatic.com

Un análisis forense informático puede resultarnos bastante útil en determinadas ocasiones. Como empresa, uno de los aspectos más importantes de la misma tiene que ser la seguridad informática de cara ya no solo a poder trabajar a máximo rendimiento, si no también para poder evitar las pérdidas de información.

¿Por qué hacer un análisis forense informático?

Para poder protegernos de los ataques informáticos, recabar pruebas para un juicio a través de un análisis forense puede sernos de gran utilidad para conseguir reparar todos los daños que nos hayan sido ocasionados y así conseguir las indemnizaciones pertinentes. Como parte del análisis forense, en primer lugar tendremos que identificar los casos de fraude que hayamos sufrido.

El análisis forense puede ayudarnos en el futuro de cara a posibles ataques

A través de estas herramientas de análisis, podemos dictaminar mucho mejor las causas y los orígenes de dichos ataques y por lo tanto poder prevenir y minimizar futuros fraudes de cara al futuro. Para ello, lo que deberemos de hacer será implementar diferentes recomendaciones a través del propio control interno en la organización. Esto, junto con una correcta formación a nuestros empleados, nos evitará el ser víctimas de nuevo de toda esta clase de engaños que terminan por poner en peligro la integridad de nuestra empresa.

Además de esto, gracias a estos análisis forenses, podremos contribuir en la creación de desarrollo de nuevos programas que prevengan dichas estafas y fraudes, tanto por el bien común de la comunidad de cara a evitar futuros ataques del mismo estilo como del nuestro propio para volver a ser víctimas del mismo engaño.

Todo esto lo haremos a través del peritaje de los sistemas internos de control, analizando aquellos que han sido vulnerados con el objetivo de recabar la mayor cantidad de información posible. El objetivo final del mismo es obtener evidencias a base de analizar las pruebas de las que se dispone de cara a poder presentarlas a la autoridad judicial competente y podernos defender de manera judicial.

Se trata por lo tanto de una forma muy efectiva de enfrentarse a toda clase de fraudes y engaños a través de un procedimiento sencillo y a la vez eficaz.