Madrid: 918 779 692 info@prakmatic.com

Dentro del seno de una empresa, existen una gran variedad de estrategias para cada acción en concreto que se lleva a cabo. Teniendo en cuenta todas estas estrategias, una de las más importantes es aquella de la que se encarga la seguridad de la información.

Objetivos de la seguridad de la información

Esta estrategia de seguridad seguirá tres puntos clave, la identificación de problemas, su remedio y la administración de riesgos.

Teniendo en cuenta a la información como uno de los recursos más importantes de la propia empresa, tener nuestro sistema de información debidamente protegido es una de las prioridades de nuestra empresa para poder seguir desarrollando nuestra actividad sin ningún tipo de problema.

La estrategia de seguridad debe de responder ante cualquier problema

Esta estrategia de seguridad, tiene que estar diseñada para poder resolver e identificar cualquier tipo de problema, por lo tanto, tiene que ser lo más dinámica posible para que se pueda adaptar a cualquier situación y responder con solvencia ante cualquier tipo de amenaza que vea comprometida la información de la empresa.

Esta estrategia de seguridad es un proceso bastante complejo que tiene en cuenta muchas consideraciones, además de necesitar de un monitoreo constante para poder seguir la evolución de los posibles problemas. Además de esto, es habitual incluir en la misma una serie de protocolos que se llevan a cabo, como medidas de gestión de acceso para limitar el mismo a los usuarios.

Además de todo esto, estas estrategias de seguridad tienen que ser capaces de calcular el coste que nos va a suponer en tiempo, esfuerzo y dinero, para poder priorizar los aspectos más importantes y también poder destinar los recursos adecuados a la misma.

Por último y antes de proceder a tratar de resolver el problema al que nos veamos expuestos, es necesario llevar a cabo un diagnóstico del mismo y analizar los diferentes riesgos a los que podemos estar sometidos, así como nuestras vulnerabilidades o las amenazas a las que nos encontramos expuestos. Solo con toda esta información obtenida, seremos capaces de optimizar los recursos empleados y por supuesto, ser mucho más efectivos a la hora de proteger nuestra información.