Madrid: 918 779 692 info@prakmatic.com

Estamos acostumbrados a gestionar indicadores de todo tipo relativos a gastos, ventas, rendimientos o productividad. Pero en lo que a ciberseguridad se refiere, la búsqueda de indicadores que nos muestren que algo está pasando es poco habitual en la mayoría de las compañías.

Indicadores a tener en cuenta en ciberseguridad

Cualquier empresa que se precie y quiera salvaguardas su seguridad debe estar atenta de ciertos índices que pueden dar la clave de un fallo.

Controla las posibles vulnerabilidades y los bots en tu entorno

Tener presente la cantidad de activos vulnerables en el entorno es una buena idea para tener un indicativo sobre el riesgo en nuestra empresa.

Mantener nuestro software actualizado con los últimos parches disponibles se puede hacer tedioso, pero es fundamental a la hora de protegernos de vulnerabilidades. La implementación de un sistema que identifique y gestione los posibles fallos de seguridad es una necesidad en todas las organizaciones.

Conocer la existencia de un ataque de bots en nuestro entorno es fundamental en ciberseguridad. Muchos piratas buscan dispositivos vulnerables y puertos abiertos. Conocer y controlar la existencia de estos puntos débiles nos puede dar una ventaja sobre el posible atacante.

El control de datos transferidos y el nivel de acceso de los usuarios, una clave en seguridad

Una buena idea a la hora de gestionar la seguridad de la información es gestionar el control del nivel de acceso de los usuarios de la compañía. Cada usuario solo debe tener acceso a los datos necesarios para el desempeño de su trabajo. La gestión de los niveles de acceso de los usuarios a la red permite su ajuste y su posible bloqueo en caso necesario.

No solo es necesario controlar los accesos a la red, sino que se hace necesario tener monitorizado el tráfico de datos, ya que un tráfico excesivo en muchos casos es clave para identificar un uso indebido de recursos. Cualquiera puede dejar una puerta abierta para la entrada de malware invasor aunque el tráfico web provenga de lugares inicialmente no peligrosos.

Cualquier organización que se quiera mantener segura debe llevar a cabo un estricto control de la red y monitorizar regularmente las métricas de ciberseguridad, controlando por una parte las posibles amenazas de bots en su entorno y el uso de datos y los niveles de acceso de los usuarios.