Madrid: 918 779 692 info@prakmatic.com

Asegurarse de que los programas de aplicaciones de software se llevan cabo tal y como estaba previsto es uno de los principales objetivos que se pretenden alcanzar con el análisis de rendimiento de aplicaciones (APM) para una mayor productividad en tu negocio.

Seguridad-TI-web

Sé más productivo con el análisis de rendimiento de aplicaciones

Los administradores podrán disponer de la información necesaria para descubrir rápidamente, aislar y resolver problemas que afectan negativamente a la puesta en marcha de una aplicación gracias a las diferentes herramientas de APM. La calidad de servicio en tu negocio puede verse afectada por los ciclos de desarrollo cortos y entrega rápida de las aplicaciones, en los que no se puede llegar a probar la productividad de las mismas. Esto último puede suponer que, a menudo, se identifican problemas de rendimiento o errores funcionales en este tipo de recursos. Todo ello por no hablar de que la tarea de detección de esta clase de complejidades se debe a la existencia de los sistemas información actuales en los que se mezclan muy diversas capas como servidores web, base de datos, servicios CDN o interfaz de un usuario.

Uno de los pasos más importantes a la hora de llevar a cabo el análisis de rendimiento de aplicaciones es combinar los datos de los «silos» dispares que se analizan en un mismo motor y tablero de correlación. Por medio de este tablero, los registros de datos serán más fáciles de leer y podrá salvarse al personal de TI de los análisis manuales, dependientes de la memoria y propensos a errores.

El software de monitorización de las aplicaciones ayudará a los administradores a visualizar los servidores de aplicaciones para que cumplan con los acuerdos de nivel de servicio (SLA). Las reglas de negocio se pueden configurar para alertar al propio administrador cuando se produce algún problema.

En Prakmatic llevamos a cabo este análisis con HP APM, que permitirá aislar en tiempo real cualquier problema de todas y cada una de sus aplicaciones en las instalaciones, la nube o dispositivos móviles. Entre otras cosas, ofrecerá la posibilidad de supervisar el rendimiento de las aplicaciones de los usuarios en cualquier lugar, así como detectar de manera automática la infraestructura subyacente y clasificar las acciones de los usuarios.

Igualmente, la supervisión de aplicaciones móviles permitirá optimizar la experiencia del cliente, además de cuantificar el rendimiento, la estabilidad y el uso de los recursos de las apps de manera continua. Al mismo tiempo se podrán obtener detalles sobre el diagnóstico y el rendimiento del back-end en entornos tradicionales, virtualizados y de nube para identificar posibles cuellos de botella, así como aislar problemas fácilmente.